EL BLOG DE PEAZODECOCK

El lobo de internet

FECHAS DE CADUCIDAD EN LOS ELEMENTOS DEL COCHE


Nuestra seguridad cuando viajamos en coche depende, en gran medida, del adecuado estado de sus elementos. Sabemos que hay que revisar y cambiar periódicamente el aceite del motor o la correa de distribución. Pero… ¿nos hemos preguntado qué pasa con los nuevos sistemas que inundan el coche?: el ABS, el ESP o el control de velocidad, los airbags, cinturones, etc… ¿caducan?¿cuándo hay que revisarlos…?… aquí te lo resumo…

AIRBAG:

Son los encargados de amortiguar los efectos de un choque, recogiendo y protegiendo el cuerpo (cabeza y tórax fundamentalmente) de los ocupantes. Sólo son completamente eficaces si los ocupantes llevan el cinturón de seguridad abrochado. Hoy día existen vehículos con hasta nueve airbags.

Para determinar su caducidad, hay que tener en cuenta la antigüedad del vehículo. En principio, no se habla de una fecha de caducidad, pero en los coches más antiguos, en el manual de instrucciones, el fabricante recomienda una fecha (generalmente oscila entre los 10 y los 15 años) para cambiarlos: el material de la bolsa se va deteriorando y el gas puede perder sus propiedades. En los coches nuevos ya no existe ésta recomendación, porque deben aguantar la vida útil del coche. Es obligatorio cambiarlo si se ha activado, sea cual sea la causa.

En el cuadro de mandos, tendremos un testigo para indicar cuándo no funciona el airbag.

Un dato: en los choques frontales, los airbags disminuyen un 25% el número de fallecidos entre los conductores, y un 15% entre los pasajeros.

LA BATERÍA:

Proporciona la corriente necesaria para el arranque del motor. Además, alimenta a los diferentes elementos eléctricos del coche como la iluminación o el auto-radio.

Tiene una duración media de 4 a 5 años. Actualmente, los coches suelen incluír un testigo en su cuadro de instrumentos que avisa cuando la batería tiene problemas. Asimismo, algunas baterías disponen de un testigo indicador de su estado.

Síntomas de que la batería no está en óptimas condiciones: el motor no arranca. Un ruido ahogado es síntoma de una batería descargada. La mayoría de las baterías no requieren de mantenimiento, y es muy peligrosa su manipulación, puesto que el líquido de su interior es corrosivo. Se le da una vida normal de entre cuatro y cinco años.

SISTEMA DE CONTROL REGULADOR DE VELOCIDAD:

Permite fijar una velocidad y el coche la mantiene automáticamente, acelerando o frenando según las condiciones de la vía. Se desactiva cuando el conductor pisa el freno o el acelerador. Éste sistema no tiene caducidad…

AMORTIGUADORES:

Evita las oscilaciones del vehículo, absorbiendo las irregularidades del terreno. Su vida útil es de 80.000 kilómetros, aunque, dependiendo de su uso, ésta cifra puede quedar reducida a 60.000. Su desgaste es muy lento y progresivo, y el conductor se va adaptando, por lo que es difícil de detectar, a no ser que se pretenda comprobarlo específicamente. Con su desgaste se va perdiendo estabilidad y maniobrabilidad.

CINTURÓN DE SEGURIDAD:

Es el elemento de seguridad activa más importante. Sujeta al ocupante del vehículo en caso de accidente, evitando que salgan disparados hacia el parabrisas o fuera del coche. Llevan una etiqueta que indica su fecha de fabricación, pero no tienen fecha de caducidad. Están ensayados para que aguanten toda la vida útil del vehículo. Es obligatorio cambiarlos en caso de accidente, así se suele indicar en el manual del vehículo. Su uso reduce a la mitad la probabilidad de fallecimiento en caso de accidente.

CLIMATIZADOR:

Aporta confort, porque una temperatura adecuada evita la somnolencia, la fatiga y el nerviosismo. Y, además, seguridad, al eliminar el vaho de los cristales. Recomiendan que cada 2 años se cambie la carga líquido refrigerante y comprobar la estanqueidad del circuíto, aunque hoy día, en la práctica, mientras enfríe como debe, no se le hace caso a ésta recomendación, puesto que sigue haciendo su función correctamente. Sin embargo, sí es más necesario cambiar cada año el filtro antipolen, y a los cinco años el filtro deshidratador.

CATALIZADOR:

Se puede definir como una especie de filtro de humos del motor. Elimina las partículas más contaminantes y el ruido. Su caducidad se calcula entre los 40.000 y 60.000 kilómetros.

Los síntomas que pueden alertarnos sobre su caducidad, o mal funcionamiento, pueden ser un incrermento en el consumo de carburante, si se enciende el testigo de gestión del motor, es necesario comprobarlo rápidamente, puesto que puede indicar una rápida degradación del catalizador.

Es un sistema obligatorio en España desde 1993 en los vehículos nuevos de gasolina, y en los diesel desde el 2.000.

SISTEMA DE CONTROL DE DISTANCIA DE SEGURIDAD:

Sirve para mantener la distancia de seguridad con el coche que le precede frenando o acelerando el vehículo, de acuerdo con los datos prefijados previamente por el conductor. Su funcionamiento se basa en un sistema de radar en el ESP. No caduca, su vida es superior a la del vehículo. En caso de avería, puede fallar algún sensor o el radar, apareciendo entonces un mensaje en la pantalla del coche.

SISTEMA DE CONTROL DE PRESIÓN DE LOS NEUMÁTICOS:

Verifica constantemente la presión de los neumáticos indicando, mediante un testigo o mensaje, si la presión es errónea, por exceso o por defecto. Además de evitar accidentes, reduce el desgaste del neumático y prolonga su vida útil. Existen dos tipos, los indirectos, que utilizan los sensores del ABS para su medición, y los directos, a través del manómetro de cada rueda. No hay que cambiarlos salvo que se estropee el ABS o alguno de los manómetros de las ruedas. Cuando sustituímos el neumático, es conveniente que se cambien las gomas de cierre del neumático. No tiene fecha de caducidad. Si falla, aparece un mensaje en la pantalla del ordenador de a bordo. Según Renault, el 6% de los accidentes mortales en autopista se deben al reventón de un neumático.

NEUMÁTICOS:

Son los encargados de mantener el coche en contacto con el asfalto, de soportar la pasa del vehículo y transmitir la potencia del motor sobre el suelo. La vida media es de unos cinco años. En todos los neumáticos viene indicada la fecha de fabricación: un óvalo con cuatro cifras (la semana y el año). También hay que cambiar la rueda de repuesto, aunque no se use, ya que sus materiales se deterioran con el tiempo.

Es necesario controlar la presión, el desgaste de la banda de rodadura y la profundidad de su dibujo (nunca puede ser inferior a 1,6 mm, llevan un resalte visible, cual se alcanza esa cifra, llamado TWI), además del equilibrado y la alineación.

Según un estudio del INTRAS y Norauto, algo más del 50% de los vehiculos llevan al menos uno de los neumáticos con una profundidad de dibujo de la banda de rodadura inferior al límite legal.

LUCES:

Sirven para ver y ser vistos. Las bombillas son unos elementos esenciales para la conducción. Además, circular sin alumbrado durante la noche o cuando la visibilidad es baja, o produciendo deslumbramiento, es una infracción grave según la normativa vigente. Su vida útil es de unos dos o tres años. Se deben sustituír siempre por parejas, aunque una de ellas no esté fundida. Después es aconsejable efectuar un control y reglaje de los faros. También es conveniente limpiar regularmente los faros y comprobar su transparencia y color. Las bombillas xenon sólo se cambian cuando existe alguna anomalía y siempre en el taller, ya que no pueden ser manipuladas.

La legislación establece la obligación de llevar un juego de bombillas de repuesto en el coche, si bien, no obliga a saberlas cambiar, cosa que cualquier mecánico próximo podrá realizar.

LA MECÁNICA DE SIEMPRE:

El filtro de aceite es conveniente sustituírlo con cada cambio de aceite, aunque la costumbre más extendida es hacerlo cada dos cambios de aceite.

El filtro de aire cambiarlo entre 20.000 y 30.000 kilómetros.

El filtro de combustible entre los 30.000 y 50.000 kilómetros.

El filtro para el habitáculo, cada 15.000 kilómetros.

El líquido de freno cada dos años, ó 20.000 kilómetros.

El aceite del motor debe estar siempre comprobado su nivel, al menos, una vez al mes. Depende mucho del vehículo, en la actualidad su vida útil puede llegar a los 60.000 kilómetros. No mezclar nunca aceites de diferente viscosidad.

El líquido anticongelante cada dos años es bueno realizar una sustitución. El uso de agua no es recomendable.

Las pastillas de freno, depende de la forma de conducción, y si son blandas o duras, pero lo más extendido es realizar el cambio entre 20.000 y 40.000 kilómetros. Algunos vehículos muestran un testigo en el cuadro de mandos del vehículo cuando éstas están al límite de su efectividad.

Las bujías deben ser cambiadas cada dos años ó 60.000 kilómetros.

La correa de distribución tiene que ser cambiada en los coches de gasolina cada 40.000 kilómetros, y para los diesel cada 120.000. Algunos modelos en vez de correa disponen de una cadena, la cuál no es necesario cambiar.

11 de diciembre de 2008 - Posted by | COCHE, SEGURIDAD

Aún no hay comentarios.

Con tu comentario ayudas a que todos aprendamos.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

El BOE nuestro de cada día

Web de noticias extraídas del Boletín Oficial del Estado

NOTICIAS EN GENERAL

Selección de noticias por PEAZODECOCK

FOTOGRAFÍA DE PEAZODECOCK

Hablemos de fotografía.

EL BLOG DE PEAZODECOCK

El lobo de internet

LA COLINA

Un libro de PEAZODECOCK

SEMU DEL ACEHÚCHI

El blog de todos los acehucheños.

A %d blogueros les gusta esto: