EL BLOG DE PEAZODECOCK

El lobo de internet

ASÍ PIENSA UN GUARDIA CIVIL


SOY GUARDIA CIVIL

NO SOY PERFECTO.
LO SIENTO.

Todos los humanos cometemos errores, y yo he pagado por cada uno de ellos. En mis años de servicio años he visto más de lo que tú nunca verás, más de lo que nadie debería ver nunca.

He intervenido armas de fuego, drogas, cuchillos y navajas, defensas, bates y un sin fin de artilugios semejantes que podían haber resultado mortales para alguno de tus seres queridos o incluso para ti mismo, pero nunca lo sabrás porque estuve allí para evitarlo.

He recogido cuerpos destrozados en las carreteras pero también te he ayudado a cambiar la rueda pinchada de tu coche. He estado en más peleas de las que puedo contar y en más catástrofes de las que hubiera deseado. Las llamas de un incendio han quemado mi piel y la sangre de una víctima, incluso de un compañero, han manchado mi uniforme demasiadas veces.

He visto casi cada tipo de muerte que pueda existir y más de las que podáis imaginar. Debido a mis servicios, casi he muerto en varias ocasiones y he perdido amigos y colegas. He caminado ese largo paseo hasta la puerta para decirle a una madre, padre, esposa, hijo o familiar que su ser amado nunca volverá a casa. He aguantado la agonía verbal e incluso las amenazas de esa pobre gente que no puede aguantar su dolor y lo proyecta contra la primera persona que puede, el mensajero de la noticia, yo.

He visto el maltrato y la violencia entre personas que un día se prometieron amor, entre padres e hijos, entre hermanos y entre amigos. He visto los actos más crueles y mezquinos del ser humano. He visto la enfermedad y la vejez, he ayudado a levantarse al caído y he socorrido al enfermo.

Si fallo en mi trabajo, o aún sin fallar, puedo ser fácilmente denunciado ante una justicia que no me ampara, poniendo en riesgo mi trabajo, mi familia y mi propia vida. Puedo incluso perder mi libertad, por una mala situación que puede requerir una decisión en pocos segundos que a un Juez le llevara años tomar. He visto los ojos de un padre cuando la droga se ha llevado a su hijo.
He visto crímenes con los que nunca soñarías y nunca verás en series ni películas de televisión.
Como un compañero una vez me dijo: “Los policías viven los veinte peores minutos de las vidas de otros”. Sí.

Puede que le haya pedido la documentación alguna vez mientras le indicaba que sacara las manos de los bolsillos. O haberle sacado de su coche en plena noche mientras le indicaba que mantuviera las manos a la vista. Incluso haberle pedido que extendiera los brazos y haberle cacheado, todo ello sin motivo aparente para usted.

Pero usted no ha sido apuñalado en un descuido por no cachear a un ciudadano aparentemente normal, ni ha visto como un compañero caía al suelo de un tiro en la cabeza por no tomar medidas de seguridad, tampoco ha ido a visitar a un compañero que se ha quedado invalido al atropellarle un conductor que se dio a la fuga simplemente porque estaba ebrio.

He escuchado de amigos y familiares como “la Policía no hace nada” como “nos quedamos con droga” como “maltratamos y torturamos a los detenidos” o como “llegamos tarde a propósito”…
He visto a mi esposa escatimar y arañar intentando sacar adelante a tres niños con el sueldo de un policía. He visto a mis chicos aguantarse cuando se dieron cuenta de que no podía ir a sus actos escolares porque “Papá no tiene un horario normal”. He visto también a mis chicos llevar una carga que no deberían haber llevado, cuando uno de sus compañeros o amigos ha dicho que “Todos los policías son unos hijos de puta y deberían estar muertos”

He trabajado noches, fines de semana y vacaciones, noche vieja, navidad y hasta el día que tuve mi primer hijo, mientras tu estabas cómodo y seguro en tu casa con tu familia. Mi familia completa caminó sin mí demasiado tiempo… demasiado tiempo…

He visto las caras de niños que estaban perdidos y que mis colegas y yo tuvimos el privilegio de devolverles a los brazos de su desesperada madre. He visto hemorragias que he sido capaz de parar, corazones a los que he sido capaz de dar una segunda oportunidad para volver a empezar y a las víctimas del crimen que mis camaradas y yo hemos sido capaces de proteger.
Tengo grabadas en mi mente las caras de las personas cuyas vidas mis compañeros y yo salvamos. Sí, tengo historias de éxito… y de fallos.

Tengo noches en las que no puedo dormir, simplemente porque veo las caras de los que no pude ayudar, porque no llegue a tiempo o simplemente porque pienso en un “y sí…” para cada caso en que fracasé. Y si usted nunca ve una milésima parte de esto, es porque la Guardia Civil ha hecho su trabajo…

Si cometo el más mínimo fallo lo pagaré dos veces y aún así me pondré mi uniforme, mi arma y saldré de nuevo. Porque es lo que los profesionales hacen, porque YO SOY GUARDIA CIVIL

19 de junio de 2009 Posted by | GUARDIA CIVIL | 5 comentarios

QUITAR LOS CHIRINGUITOS




MIGUEL ÁNGEL LOMA PÉREZ. 17.06.2009

Hundida la industria de la construcción y del pelotazo del ladrillo facilón, una de las pocas fuentes que nos va quedando de ingresos y generación de puestos de trabajo es el turismo: turismo de sol y playa, que es el que más peso tiene en España con diferencia sobre cualquier otro. No obstante lo anterior, alguna de las mentes preclaras que ilustran a nuestro Gobierno ha considerado que la medida más progresista ahora es desmontar los chiringuitos playeros y que su eliminación en nada afectará al turismo, ya que, como es bien sabido, a lo que fundamentalmente vienen los turistas a nuestras costas es a visitar museos, pinacotecas, bibliotecas y, sobre todo (aunque esto nos lo oculten por pura modestia nuestras humildes autoridades públicas), a admirar los altísimos niveles de investigación, industrialización y desarrollo que se han ido consiguiendo gracias al denodado esfuerzo de nuestros gobernantes.

¿Lo próximo será prohibirnos dormir la siesta?

Y es que uno no se da verdaderamente cuenta de lo mucho que valen nuestros mandamases públicos hasta que nos topamos con propuestas como ésta, de intentar acabar con los chiringuitos. ¿Lo próximo será no poder tomar el sol en las playas?, ¿calentarnos la cerveza?, ¿prohibirnos dormir la siesta?, ¿o necesitar de una autorización administrativa para bañarnos? Cualquier cosa es posible procediendo de tan privilegiadas cabezas con tan privilegiados puestos de trabajo, cuyas privilegiadas vacaciones suelen disfrutar muy lejos de nuestras costas y de nuestros primitivos chiringuitos. Eso queda para el populacho y para los turistas de medio pelo. Dadme un punto de apoyo y moveré el mundo, decía Arquímedes. Dadme a un político iluminado y se cargará todo lo que se ponga bajo su dominio, dice la experiencia.

19 de junio de 2009 Posted by | CHIRINGUITO, PLAYA, POLÍTICA | 1 comentario

POR FIN SE HA HECHO JUSTICIA

Se ha publicado en el BOE la sentencia del caso de Caperucita y el Lobo,
que por fin ha sido juzgado por la jurisdicción española

Visto y considerando los acontecimientos por todos conocidos :

1) Que Caperucita no desconocía que podía encontrarse con el
Lobo.

2) Que tampoco era ajena al hambre del Lobo, ni a los peligros
del bosque.

3) Que si le hubiera ofrecido la cesta de la merienda para que
el Lobo calmara su hambre, no habrían ocurrido los sucesos
referidos.

4) Que el Lobo no ataca a Caperucita de inmediato, y hay
evidencias claras que primero conversa con ella.

5) Que es Caperucita quien voluntariamente le da pistas al Lobo
y le señala el camino de la casa de la abuelita.

6) Que la anciana no es imputable ya que confunde a su nieta
con el Lobo..

7) Que cuando Caperucita llega y el Lobo está en la cama con la
ropa de la abuela, Caperucita no se alarma.

8) Que el hecho de que Caperucita confunda al Lobo con la
abuelita demuestra lo poco que iba a visitarla, hecho que se
tipificaría como abandono de persona anciana por parte de la joven
Caperucita.

9) Que el Lobo, con preguntas simples y directas, quiere
desesperadamente alertar a Caperucita sobre su posible conducta final.

10) Que cuando el Lobo, que ya no sabe qué más puede hacer para alertarla,
y se come a Caperucita, es porque ya no le quedaba otra solución.

11) Que es altamente posible que antes Caperucita hiciera el amor con el
Lobo e incluso lo disfrutara.

12) Que la versión de que Caperucita, cuando oye la pregunta del Lobo:
«¿Adónde vas?» Responde: «A bañarme desnuda en el río..», cobra cada día
más fuerza.

13) Que se desprende del punto anterior que es Caperucita la que provoca
los más bajos instintos brutales y depredadores, en la pobre fiera.

14) Que el Lobo ataca, pero tal hecho corresponde a su propia
naturaleza y a su instinto natural y animal, exacerbados por la
conducta de la susodicha Caperucita

15) Que merece un párrafo aparte la madre de Caperucita, quien
exhibe culpabilidad por no acompañar a su hija conociendo los
peligrosos del bosque

Por todo lo antes dicho, se absuelve al Señor Lobo y se dispone
además:

1.- Apercibir a la familia de Caperucita, imponiendo a la abuela
que se presente en el hospital que se designe, para su observación
gerontológica

2.- A la madre, apercibirla para que cumpla correctamente con sus deberes
paterno-filiales.

3.- A Caperucita, Trabajo comunitario en el zoológico local para conocer
plenamente la naturaleza y el instinto animal.
Indemnizará al Sr.Lobo a razón de 100 € diarios y ha de
prepararle todas las tardes la merienda durante un año.
A pagar las costas del proceso.

Aclarar asimismo en el presente fallo que este proceso no afecta el buen
nombre y honor del señor Lobo.

Publíquese, archívese, y téngase por firme el presente fallo.

BALTASAR GARZÓN

y luego nos sorprendemos de cómo está la justicia

19 de junio de 2009 Posted by | JUSTICIA, POLÍTICA | Deja un comentario

   

FOTOGRAFÍA DE PEAZODECOCK

Hablemos de fotografía.

EL BLOG DE PEAZODECOCK

El lobo de internet

LA COLINA

Un libro de PEAZODECOCK

SEMU DEL ACEHÚCHI

El blog de todos los acehucheños.

A %d blogueros les gusta esto: